lunes, 16 de junio de 2014

Vuelta al embalse del Juncal y sus canales


Una ruta en la que hay espectaculares vistas, senderos revirados,  originales canales y aventura bajo tierra, para acabar terminando en la playa, no es una ruta cualquiera, es un rutón. Esa fue la ruta de la semana pasada, un recorrido para el top ten de las rutas.

Iniciamos la marcha desde el parking de la playa de Las Arenillas en Islares, y por carretera nos acercamos hasta el barrio de El Pontarron de Guriezo, donde tras pasar el puente cogemos la pista y los senderos que nos llevan paralelos al río Agüera hasta llegar a Trebuesto. Allí hacemos una parada a tomar un cafecito en un bar junto a la carretera muy frecuentado por ciclistas.


Tras el tentempié iniciamos la subida por pista hacia el juncal, tras un par de kilómetros cogemos un desvío a la derecha hasta una caseta donde nace la acequia de Mongarrido, y paralelos a ella llegamos hasta un pequeño embalse. Continuamos por el sendero paralelo a la acequia hasta volver de nuevo a la pista por la que subíamos hacia El Juncal.


Un poco más adelante encontramos la última fuente, con un agua fresquista, y en la que conviene recargar bien nuestros botellines ya que no volveremos a encontrar otra hasta que regresemos de nuevo.

Sin darnos cuenta llegamos hasta el embalse del Juncal,  frente a nosotros el paraje del embalse con la ermita de las nieves al fondo es espectacular, tan bonito como el que tenemos detrás de la comarca de Guriezo con el mar al fondo. Así que aprovechamos para hacer un descanso, comer y hacer el indio tirados por el suelo.

            

Tras el descanso, continuamos la marcha bordeando el embalse hasta llegar hasta donde comienza uno de los canales que conectan con el embalse. Este canal es ciclable durante varios kilómetros, apenas tiene agua en esta época del año, aunque la poca que hay es tremendamente resbaladiza y hay que circular con mucha precaución.


Desde este original sendero las vistas son realmente espectaculares, en varias ocasiones atravesamos pequeños túneles y una exclusa, donde no queda más remedio que bajarse de la bici y pasar por debajo. Pero el resto es 100% ciclable.


Llegamos hasta un cruce donde nos salimos del canal . En este cruce a la izquierda podemos ver el túnel por donde regresaremos atravesando la montaña y a la derecha un sendero que será por el que continuaremos ahora para buscar la entrada al túnel al otro lado de la montaña.

            

El sendero estrecho y muy divertido, transcurre paralelo al riachuelo hasta llegar a un cruce donde hay que decidir si seguimos hasta la ermita de la nieves o hacia el Armiñon. Decidimos dejarla ermita para otro ocasión y continuamos por las pistas hasta los pies del Armiñon.

            

Esta ocasión no hacemos cima y continuamos por la pista hasta llegar a un refugio con unas vistas espectaculares. Desde allí rodeados de caballos, vacas y toros iniciamos el descenso hasta volver a encontrar el canal que atraviesa la montaña por un túnel de casi 800 m. por el que deberemos transitar con luces. El túnel esta muy limpio, y se puede ciclar en su mayor parte, el resto pasamos empujando la bici sin problemas.

            

Tras un rato cruzando las tinieblas llegamos hasta la salida del túnel, volviendo a aparecer en el cruce donde nos habíamos parado anteriormente.


Ahora toca volver por donde hemos llegado, así que comenzamos a rodar con menos miedo a resbalar que antes por el canal y en un ratillo hemos vuelto a el embalse del Juncal. Esta vez decidimos rodearlo por el otro lado hasta volver a el inicio de la pista.
 
            

Allí nos lanzamos pista abajo haciendo de nuevo una parada en la fuente, ya que íbamos todos tiesos de agua. Tras el repostaje nos volvemos a tirar pista abajo como locos, con destino el bar de Trebuesto donde habíamos estado a la mañana para comernos unos bocatas y unos cafetes que nos supieron a gloria.

            

Tras la comilona y antes de que la modorra se apoderé de nosotros volvemos por donde habíamos venido a la mañana, hasta llegar de nuevo a Islares. Cuando llegamos aquello esta abarrotado y hacía una calor que invitó a los más valientes a pegarse un chapuzón en la playa. El resto nos fuimos a tomar unas birritas de lo más refrescantes.

            

Una ruta muy original y divertida,  que seguro que repetiremos más de una vez.
Agradecimientos
Video: Aurelio (euskadienbtt.com)
Fotos: Mikel y Pakito

1 comentario :

  1. Me encanta todo todito... ruta, compañeros, reportaje... Repetiremos!!

    ResponderEliminar