miércoles, 24 de junio de 2015

III Desafío Solar de Amurrio


Este sábado teníamos ganas de marcha y nos fuimos hasta Amurrio a disputar la tercera edición de su original prueba que han denominado el Desafío Solar, donde el objetivo no es otro que llegar antes de que se ponga el  sol.

A las 16.30 y bajo un sol de justicia se dio la salida de la prueba, en ese momento más parecía que teníamos que luchar por que el sol no nos abrasara que por llegar antes que se pusiese. La salida controlada por el pueblo se abrió nada más salir de él,  con ella empezaron las hostilidades y las duras rampas que fueron colocándonos a cada uno en nuestro lugar.

Por caminos y senderos fuimos ascendiendo la Barrerilla hasta llegar al alto de Txibiarte, cuyas ultimas rampas recordaba bien de cuando hicimos la etapa Orduña-Vitoria de la Vuelta a EuskadienBTT. A partir de aquí el recorrido nos daba un poco de tregua pero tampoco nos lo ponía fácil, ya que debieron desaparecer las marcas del recorrido y estuvimos un grupo de gente deambulando por Uzkiano conociendo a sus gentes, hasta que conseguimos que alguien nos orientara y continuar.

Enseguida volvimos a coger altura acercándonos al cortado del cañón del Nervión y sus espectaculares paisajes, tras atravesar por el lecho del río continuamos hasta llegar al primer mirador y adentrarnos por una bonita y oscura senda que nos llevo hasta la casa del parque. Desde allí nos dirigimos por la pista hasta el segundo mirador y seguir por un técnico sendero que nos llevó hasta la carretera del puerto de Orduña.


Tras cruzar la carretera y parar en un avituallamiento, continuamos por caminos y senderos hasta llegar junto a el emblemático pico del fraile, donde cogimos la pista para hacer el ascenso final del Txarlazo hasta los pies de la Virgen de Orduña.

Tras pasar el portillo de Goldetxo iniciamos el rápido descenso por el antiguo camino real. Un camino en no muy buen estado y con mucha piedra suelta, lo que provocó que me saltara una partiéndome de cuajo la patilla del cambio.

Allí me quede sentado mirando la avería, el cambio estaba intacto pero no tenia patilla de recambio, por lo que por mi cabeza lo primero que pasó es acortar la cadena y seguir a piñón fijo hasta Orduña, volviendo ya por carretera hasta Amurrio abandonando la marcha.


Mientras estaba en faena otros corredores iban pasando y preguntándome si me hacia falta algo, les decía que necesitaba una patilla de cambio pero ninguno llevaba. Es raro que la gente lleve patillas de cambio y más que sean compatibles con mi bici, pero por pedir ... Eso sí hubo gente que llevaba cosas más raras como uno que me sacó de la mochila un cambio entero, increíble!!

Acortada la cadena, me tiré para abajo mientras leía en el gps que me quedan 18 km de marcha. Calculé que al menos 10 serian cuesta abajo, alguno más o menos liso, y el resto sería la subida al ultimo alto de la marcha, el Babio. Ahí estaba dudando qué hacer mientras llego al punto de control, les pregunté si las subidas que quedan eran llevaderas, no me lo dejaron muy claro, pero si me dieron la idea de cambiar de desarrollo con las manos, cosa que nos se me había ocurrido, zoquete de mi, por lo que ya no me lo pienso más y poniendo plato pequeño y un piñón mediano continuo la marcha.

Las subidas son duras pero llevaderas con ese desarrollo y empiezo a remontar gente que me había pasado mientras estaba arreglando la bici, los ánimos que dan al volverme a ver me hace venirme arriba y seguir tirando fuerte.

Así continuo hasta llegar al Babio donde irremediablemente me toca echar pie a tierra en varias ocasiones ya que con ese desarrollo y a esas alturas de la marcha ya no tenia las fuerzas para hacerlo encima de ella. Finalmente llego hasta arriba y mientras recupero el aliento hago una visita a la figura de la cima mientras disfruto fugazmente de las vistas del valle.


Sólo quedaba media hora para la puesta de sol, por lo que arranco hacia abajo, no sin antes volverme a despistar con las marcas de la carrera a pie y desviarme por otro camino, pero entre varios conseguimos encontrar de nuevo las marcas y continuar el descenso hasta llegar por fin a Amurrio.

Con mi minidesarrollo y pedaleando como un loco llego por fin a meta eufórico tras 5h 15'. Eufórico no por haber llegado antes de que se hubiese puesto el sol, sino por haber sabido sobreponerme a la avería y haber llegado meta en aquellas condiciones.



En resumen una gran marcha de la que guardaré un buen recuerdo por su formato original, su marco incomparable y la aventura que fue llegar  a meta. El único punto a criticar  fue el asunto de las marcas, aún con gps, me perdí varias veces. El track que me había descargado tenia multitud de variaciones, por lo que no te podías fiar mucho de él cuando las marcas desaparecían o te confundían las de la carrera de Trail del día siguiente.




Agradecimientos
Fotos: OИA OИAЯI, CABAЯЯAL y Aurelio

3 comentarios :

  1. Muchísimas gracias por compartir tus vivencias. Zorionak por la crónica y de la misma forma por sobreponerse a las adversidades. Algo parecido me paso a mi en la Pedales de Hierro y aunque intenté hacer lo mismo que tu, no fui capaz. Es genial como consigues que el lector se sienta participe de la ruta. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buena crónica txikitin. Fue una experiencia guay.

    ResponderEliminar
  3. Elias Gallastegui Alba25 de junio de 2015, 6:19

    Muy buena crónica,yo también la hice. Solo puedo decir que no me perdi en ningún momento por que vi bien todas las marcas. Un saludo

    ResponderEliminar